809-562-4385

Gustavo Mejía Ricart #156
Ens. Julieta

Ambiente

ambiente montessori

La Dra. Montessori comprobó que preparando el ambiente del niño con los  materiales necesarios para su período de desarrollo en todas la áreas posibles y dejando a él escoger su material de trabajo, se abrirá el camino para un desarrollo completo de su ser, esto es “ libertad de elección en un medio ambiente preparado.”

El salón Montessori es un lugar donde se le da a los niños la oportunidad de lograr el éxito académico y personal. La meta es alentar a cada niño el entusiasmo por aprender.

Los ambientes están organizados por áreas y los niños se mueven libremente a través del salón en lugar de estar sentados todo el tiempo en una silla.

Con el propósito de que el auto aprendizaje se dé en forma natural, el ambiente de aprendizaje –el salón de clases, los materiales y la escena social- está a favor del niño. La maestra y el niño forman una relación basada en la confianza y el respeto.

Los niños trabajan con el material que van eligiendo de acuerdo al área de estudio.

Nos esforzamos por crear un ambiente lleno de estímulos para:

  • Proveer las herramientas que necesitan los niños para lograr su independencia.
  • Enseñar el amor por aprender fomentando destellos de curiosidad, creatividad e inteligencia.
  • Alentar a los niños a que ellos mismos se enseñen a través de la exploración.
  • Alentar a los niños para que desarrollen las habilidades que necesitan y puedan llegar a ser personas que aporten a la sociedad.

Nuestros salones de clases están diseñados para que los niños se sientan a gusto, dándoles libertad en un ambiente preparado con materiales estéticamente bellos, con mucho orden y colocados en estantes pequeños para facilitar su acceso hasta a los niños más pequeños. Las mesas y sillas del salón de clases se pueden mover de un lado para otro permitiendo así que se disponga de ellas según las actividades que se vayan a realizar. Los niños trabajan también en pequeñas alfombras en el piso, donde ellos pueden manipular materiales de manera más cómoda.

5

Un ambiente sin competencia

En el aula Montessori no existe la competencia porque cada niño trabaja el material a su propio nivel e individualmente. Cada niño hace relación solamente con su con su trabajo, y su progreso no es comparado con el de otros. La Dra. Montessori creía que la competencia en la educación se debería introducir sólo después que el niño ya tuviera confianza en el uso de conocimientos básicos.
El uso individual de los materiales permite el paso variado que acomoda los muchos niveles de habilidad o conocimiento dentro del aula. Un niño pequeño o lento puede trabajar por muchas semanas con el mismo material sin retrasar a los demás compañeros de clase; los niños más avanzados, el la misma aula, pueden moverse de un material a otro rápidamente evitando así el aburrimiento de esperar a que los otros los alcancen. Los niños con un nivel alto de rendimiento están constantemente motivados por la amplia variedad y los usos múltiples de los materiales.

Es un hecho bien establecido que los niños de edad preescolar maduran a diferentes etapas y sus períodos de preparación para las materias académicas varían grandemente.

Algunos niños en el aula Montessori empiezan a leer y a calcular a una edad muy temprana cuando su interés se estimula y tienen a mano los materiales. Sin embargo, esto no es una norma entre niños muy pequeños, ni lo fue para la Dra. Montessori. Su ideal era que la experiencia del aprendizaje sucediera naturalmente y con gusto en el momento indicado para cada niño. Es verdad que no podemos crear genios, escribió la Dra. Montessori, sólo podemos darle a cada individuo la oportunidad de satisfacer sus potencialidades para que este sea un ser humano independiente, seguro y equilibrado.

Si la ayuda y la salvación han de venir, sólo vendran de los niños, porque los niños son los hacedores de hombres.

María Montessori