809-562-4385

Gustavo Mejía Ricart #156
Ens. Julieta

Comportamiento

En el ambiente Montessori hay siempre una constante actividad ya que el uso de los materiales requiere de movimientos, tales como caminar, cargar, verter, hablar, y en particular el uso constante de las manos. Sin embargo, todas las actividades están dirigidas hacia el respeto por la guía, el respeto por el trabajo de los compañeros y el respeto por los mismos materiales.

La Dra. Montessori nunca igualó el buen comportamiento con el silencio y la inmovilidad; la autodisciplina, señaló, debe de ser adquirida gradualmente por medio de la absorción en una labor con propósito. Cuando un niño se interesa vitalmente en una actividad particular dentro del aula, su comportamiento casi siempre madura. Cuando un niño no se comporta bien la guía lo ayuda a escoger el trabajo que más absorba su atención.

En el colegio se manejan límites claros y específicos en cuanto a la disciplina; se establecen reglas y existe un marco de referencia para que pueda haber armonía y así se propicie el crecimiento.

Todos en el colegio establecen un ambiente de respeto, armonía y confianza que penetra en la sensibilidad de los niños, lo que permite un mayor acercamiento.

Descubrimos que la educación no es algo que hace el profesor, sino que es un proceso natural que se desarrolla espontáneamente en el ser humano.

María Montessori