809-562-4385

Gustavo Mejía Ricart #156
Ens. Julieta

La Maestra

17b

El aula Montessori no tiene frente ni un escritorio para la maestra como punto focal de atención porque el estímulo para aprender proviene de todo el medio ambiente. La Dra. Montessori siempre se refirió a las maestras como “guías” y su papel se diferencia considerablemente del de la maestra tradicional. Ella ante todo tiene que ser una gran observadora de los intereses y necesidades individuales de cada niño, y su trabajo diario está guiado por sus observaciones más que por un programa preparado con anterioridad.

Previous Image
Next Image

La guía demuestra el uso correcto de los materiales conforme los niños van escogiendo. Observa cuidadosamente el progreso de cada niño llevando un registro de su trabajo. Está entrenada par reconocer cuándo el niño está preparado para recibir una nueva lección. Algunas veces la guía tiene que distraer la atención del niño de un material que él ha escogido y que está fuera de su nivel, y otras veces tendrá que animarlo cuando se encuentre dudoso para trabajar con determinado material.

Cuando un niño comete un error, la guía se abstiene de intervenir si es posible, permitiendo así que él mismo descubra su error por medio de una más extensa manipulación del material que contiene en sí el control de error. Este proceso sigue el principio que la Dra. Montessori señala: el niño aprende por medio de su experiencia.

Nunca ayudes a un niño con una tarea en la que pienses que puede tener éxito.

María Montessori